Historia de Sigüenza

 

Sigüenza se encuentra al norte  provincia de Guadalajara (Castilla-La Mancha). Es un ejemplo vivo de lo que fueron las antiguas ciudades españoles. El origen de Sigüenza es celtibérico y en aquella época ocupaba el lugar más alto de la ladera del monte Villavieja sobre la margen derecha del río Henares, por su nombre significa “la que domina el valle“, que latinizado se convertiría en Segontia.

Fue asediada por Aníbal y por Asdrúbal en diferentes ocasiones y conquistada por los romanos en el curos de sus campañas contra la Celtiberia. En aquel tiempo, la ciudad latina se dividía en dos partes: en el lugar del actual castillo-parador estaba el castro militar y en el emplazamiento de la ciudad, a lo largo del Henares, la población civil, las quintas romanas y los pobladores hispano-romanos.

Quedan pocos vestigios de la época visigoda, si bien debio tener importancia toda vez que en el 587 envió a los concilios toledanos a un obispo llamado Protógenes, lo que es significativo para el posterior desarrollo histórico de la ciudad, fuertemente marcado por la Iglesia.

Los árabes valoraron Sigüenza desde un aspecto estratégico y militar, habitando la alcazaba y poco más, pues no quedan vestigios árabes. En el siglo XII, Sigüenza fue conquistada por los cristianos. En 1121, Bernardo de Agen es consagrado obispo, iniciándose la construcción de la catedral. Poco después fue declarada ciudad episcopal cuando el rey Alfonso VII renunció a su soberanía en favor de la iglesia, otorgándole también la Carta Puebla.

El desarrollo de la ciudad estuvo marcado mucho tiempo por el poder de sus obispos (los cinco primeros fueron franceses) que combinaron la jerarquía eclesiástica con el ejercicio civil, por lo que fue plaz muy disputada y prestigiosa para los padres de la iglesia. La historia de Sigüenza ha estado influenciada durante seis siglos por su obispado.

También Sigüenza contó con una importante universidad desarrollada a partir del Colegio Grande de San Antonio de Portaceli, fundado en 1476 por el canónigo Juan López de Medina, adquiriendo su mayor esplendor en el siglo XVI. En el siglo XVII, inició su decadencia para ser suprimida en 1807.  Actualmente, se ha recuperado algo de su pasado con la creación de la sede de los Cursos de Verano de la Universidad de Alcalá de Henares.

Hoy en día, Sigüenza presenta un casco antiguo bien conservado, importantes monumentos medievales y renacentistas, una excelente gastronomía y una riqueza histórica que la han convertido en una de las ciudades turísticas más interesantes del centro de España.

Foto vía Ciudad Segontia

2 ComentariosDejar un comentario