Campisábalos, una bella excursión partiendo desde Sigüenza

Campisábalos es un pequeño de la provincia de Guadalajara que se halla a 47 kilómetros de Sigüenza. Se puede visitar en unas horas y retornar de forma rápida y sencilla a la ciudad seguntina.

En  la plaza de Campisábalos se alza la iglesia de San Bartolomé, un templo románico construido en el siglo XIII, donde coexisten varias  influencias artísticas; además,  la torre del campanario es un añadido posterior al resto de la edificación.

La entrada a  esta iglesia se abre en el lado sur, protegida por un atrio, al que se accede por dos puertas, y en el cual se ven hasta cuatro columnas. El pórtico de entrada  es plenamente románico con cinco arquivoltas.

En el interior de la iglesia, sobresale la cabecera; además,  la nave mantiene las antiguas proporciones y la bóveda de cañón cubre la extensión interna del edificio.  Como dato pintoresco, hace años, la parte trasera de la iglesia albergaba un cementerio románico.

Después, hay que ver su capilla anexa de estilo románico, la Capilla de San Galindo que se adosa al muro y está dedicada a San Galindo. A ella  se accede  desde la calle, sin atrio de por medio. Para ello se cruza  un pórtico románico de cuatro arquivoltas.

El interior de la capilla está cubierto por una bóveda de cañón. En el prebisterio se puede  un diminuto rosetón, que deja penetrar la luz procedente del atrio de San Bartolomé. En el medio de eta composición se puede contemplar el Sello de Salomón y la Cruz de la Orden Militar de San Juan.

Asimismo, lo que más llama atención de esta capilla es  el friso que representa las labores labriegas durante todo el año. Se halla en el muro exterior que une la portada de la capilla y el atrio de la iglesia. En este friso se pueden ver hasta 14 escenas diferentes.

Por útimo, tanto la iglesia de Bartolomé de Campisábalos, como la Capilla de San Glindo, se pueden visitar. Para ello se debe llamar a Severino Simeón, un vecino del pueblo  quien se encarga de apertura de este templo religioso.

Foto vía Alucheros del Pedal