Una ruta por los nobles castillos del Señorío de Sigüenza

Esta ruta permite conocer uno de los territorios que ya descubrirían los celtíberos dándole el nombre de Segontia (la que domina el valle). El camino descubre restos del gran pasado  de la región a través del Castillo de Sigüenza (hoy en día convertido en Parador de Turismo), el Castillo de Palazuelos  (una magnífica fortificación de una noble villa), el Castillo de los Obispos seguntinos (Castillo de Riba de Santiuste) y el Castillo de Atienza (donde incluso combatió Don Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid).

Y todo ello enmarcado en un paraje impresionante en torno al  espléndido Parque Natural del Barranco del Río Dulce. Sin duda alguna, una excelente excursión partiendo desde la ciudad seguntina.

1º. Castillo de Sigüenza:

Se trata de una antiguamorada de nobles en el pasado que hoy en día es un espléndido Parador de Turismo. Sigüenza, que en la época romana fue un importante eje de comunicaciones, durante la ocupación visigoda aumentó en número de habitantes de manera tan importante que contó con representación episcopal propia en el Concilio de Toledo del año 589. El Castillo fue uno de sus iconos.

2º. Castillo de Palazuelos

 Es una impresionante fortificación de una pequeña, pero noble villa. La familia de los  Mendoza fueron los amosde esta población que cobró una especial importancia por esta fortificación. A mitad del siglo XV, fue ordenada levantar por el marqués de Santillana y su hijo Pedro Hurtado de Mendoza.

3º. Castillo de Riba de Santiuste:

 Es el castillo de los obispos, desafiante y vigilante  que se encuentra sobre el valle del río Salado. Esta fortaleza se alza sobre una aguda ladera del valle del río Salado, acceso natural entre ambas mesetas castellanas, donde los árabes erigieron  un notable  punto defensivo.

riba-de-santiuste-castillo

4º. Muralla y Castillo de Atienza:

Este lugar fue descrito en su día por el Ci Campeaodaro como “Peña mui fuert”.  El origen de esta villa es muy antiguo, presentando pruebas arqueológicas que avalan la existencia de un gran castro de la época de los celtíberos. Luego, su muralla y su castillo se hicieron muy famosos.

Foto vía Senderos Esotéricos