El Valle y las salinas del Salado

En las cercanías de Sigüenza y a lo largo de la provincia de Guadalajara existen varios parajes naturales que merecen ser visitados.  Se trata de unos lugares que te encantarán y servirán para completar una visita maravillosa a Sigüenza: primero, la parte urbana, y luego el lado natural.  Sigüenza tiene mucho que ofrecer al visitante.

Entre ellos sobresale El  Valle y las  salinas del Salado,  un espacio natural incluido en la Red Natura 2000, como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPA), ubicado en el valle del río Salado. Cuenta con una extensión de  11.585,19 hectáreas, divididas en 560,49  en Alcolea de las Peñas, 411,04  en la localidad de Cincovillas, 1.050,31  en Huermeces del Cerro, 436,20 en La Olmeda de Jadraque, 497,44  en Paredes de Sigüenza, 1.042,56  en Riofrío del Llano, 532,32 en Riba de Santiuste, 5.902,58  en Sigüenza, 434,19  en Tordelrabano, 238,38 en Valdecubo y 472,03  en Viana de Jadraque.

El Valle y las salinas del Salado

Este maravilloso natural está formado  por seis zonas del valle del río Salado, donde llaman la atención en primer lugar, la amplia diversidad litológica y geomorfológica, toda vez que  este lugar coincide exactamente con el contacto entre el Sistema Central, con la prolongación más oriental de la Sierra de Ayllón, con litologías paleozoicas), y las parameras del sistema Ibérico, con rocas mesozoicas de características  bastante variadas.

Por otro lado, sobresalen las comunidades halófilas del fondo de valle no cultivado, que presenta una enorme originalidad debido a su aislamiento, y, que además, cuenta con la presencia de especies raras en el interior de la Península Ibérica. También hay que poner en relieve la integración con métodos tradicionales de explotación salinera de enorme valor histórico-cultural.

Por último, dentro de este lugar se han declarado dos microrrservas, una de flora denominado los Saladares de la cuenca del río Salado y la otra una microrrserva de fauna denominada Cueva de los Murciélagos.

Foto vía Arqueología y Patrimonio Industrial